El valor de la alegría

Muchas veces estamos tan absortos en nuestro día a día escolar: libros, notas, examenes, juegos... que nos olvidamos que no solo nosotros estamos en el Colegio. Viven muy cerca nuestras mayores. Esas religiosas que han consagrado su vida a nuestra educación, la de nuestros padres y madres, nuestras abuelas, y que pocas veces vemos debido a su avanzada edad.
Pero ellas nunca se olvidan de nosotros y nos tienen siempre en sus oraciones. Por ello, y tal y como hicimos el año pasado, hemos querido llevarles este año de nuevo un poco de nuestra alegría, de nuestra juventud y compartir con ellas un rato agradable de risas, disfraces, canciones e historias. El pasado día 26 de Octubre, cercana la fiesta del Samaín, quisimos disfrazarnos y visitarlas para poder disfrutar de su agradable compañía y recordarles que no nos olvidamos de ellas y todo lo que han hecho por nosotros.


Aqui compartimos algunas de las instantáneas de aquel momento tan divertido para todos/as y recordarles que aunque no esten en el colegio el espiritu de Magdalena Sofía sigue presente en nuestras vidas.


Comentarios

  1. Me imagino la alegría que se habrán llevado las mayores. Tenéis mucho mérito. Gracias por todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario